Nuestros instintos mas innatos se ven, de algun modo, relegados a la instruccion y civilizacion