4 historias que demuestran que dar con el apego en Tinder si seri­a posible