Estar enamorado podria producir cambios en la organizacion cerebral